domingo, 27 de marzo de 2011

Y YO TAN SOLO

SINCERO como los niños y los borrachos,

travieso como la musa de los artistas,

inútil como la flor del coleccionista,

extraño como los besos en los despachos.


Absurdo como las balas y las banderas,

insulso como los labios hechos de mármol,

herido como las hojas que caen del árbol,

errante como el aroma de Primavera.


Distante como la voz de los dictadores,

perdido como un “te quiero” en un telegrama,

confuso como la muerte frente al espejo.


Inquieto como un alérgico entre las flores,

vacío como un diario sin crucigrama...

Y yo siempre tan solo y tu siempre tan lejos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario