miércoles, 6 de abril de 2011

A VECES EL AMOR SE PRECIPITA

SE empeñaba en robar cosas tan vanas

de precio escaso y sin ningún valor

robaba por placer aunque el Amor

hacía que robara con más ganas.


El móvil apenas le preocupaba,

el precio y el valor son subjetivos,

sus labios pronunciaban adjetivos

que de Amor a los hombres acertaba.


Su llave fue a encontrar mi cerradura,

sus besos a mis labios dieron cita,

mis ojos en sus ojos vieron luz.


Cogió mi corazón con su hermosura,

- a veces el Amor se precipita -,

y echó a correr entre la multitud.



No hay comentarios:

Publicar un comentario