sábado, 26 de marzo de 2011

PALABRAS PARA LIDIA

HAS nacido entre algodones

con el alma prendida a la Esperanza,

con el alma encharcada de futuros.


Has nacido entre algodones y aún así

serás testigo de que el mundo

gira más deprisa que tus sueños,

que la vida se descose de promesas,

que la vida se desangra de ilusiones.


Andarás por caminos sin atajos

con el alma hipotecada en cada huella,

tendrás octubres,

tendrás otoños,

sentirás que la traición

viaja siempre sin billete.


Aquí te espera el miedo,

la ansiedad,

el vértigo,

las dudas,

la soberbia,

los labios enfermizos de “te quieros”,

la luz artificial,

los arañazos.

Aquí te espera el día,

la razón,

las drogas,

el silencio,

las arcadas,

los besos con sabor a despedida,

el sexo sin Amor,

la indiferencia.


Aprenderás que la pasión tiene nombre y apellidos,

que la verdad es una linda mariposa

que no sabe volar.

Descubrirás que la vida se te escapa a cada instante,

morirás todos los días con el humo del tabaco,

con el ruido de los coches,

con las prisas,

los horarios,

con el lento caminar de la ignorancia.

Sentirás que el cielo del que ya eres parte

se te nubla muy de vez en cuando,

muy de cuando en vez,

que el cielo del que ya eres parte

ni calienta ni ilumina,

y te anula

y te agota


y te yerma de impotencia

porque tienes alas

pero no puedes volar.


Verás que el desengaño nunca llama antes de entrar,

que el orgullo y la inocencia se marchitan con los años,

que el olvido se pasea por las calles del deseo,

de un deseo que no dormirá nunca en tu cama.


O tal vez sí.


Y aún así

comprobarás que haber vivido

es lo mejor que ha podido sucederte.



No hay comentarios:

Publicar un comentario