lunes, 5 de septiembre de 2011

GRACIAS A LA VIDA

LA vida me ha dado la oportunidad de vivirla. Una oportunidad única que no se le brinda a todo el mundo, solo a aquellos que creemos en la necesidad imperiosa de vivir. Y vivo la vida como quiero, levantándome a la hora que quiero, trasnochando, ayunando de ti o pecándote de gula. A mi libre elección. Disfrutando de los detalles, de la lectura pausada, sin prisas, con la única obligación que me imponen el gusto y las ganas. Nada más. Contagiando la alegría, el verso libre de mis sueños, la poesía del nosotros. Arropado de ilusiones. Susurrando mis “te quiero” y gritando al mundo mis “te necesito”. Ahora paseo a diario, desayuno en el VIPS, como a deshoras, todos los días son días festivos. Ahora observo, escucho, palpo y huelo. Compro flores y les guiño el ojo a las camareras. Me enamoro del bullicio de tu silencio y te engaño de consumismo con las cajeras del súper. Colecciono las ovejitas que cuentan mis noches de insomnio y escribo, y escribo, y escribo. Ajeno a envidias, soberbias mal curadas, trepas, chismes y horarios de oficina. Ajeno a traidores, hipócritas, desagradecidos y falsos profetas. Dando la espalda a la rutina. Ahora voy al baño varias veces al día. Será que mi cuerpo necesita expulsar con urgencia toda la mierda acumulada durante tanto tiempo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario