viernes, 8 de abril de 2011

LA MARIPOSA

VOLABA una intrépida mariposa

mostrando al mundo entero sus colores:

del jazmín a la rosa, de la rosa

al clavel y del clavel a otras flores.


Y aquella madreselva tan longeva

por Dios hubiera sido sin dudar

nombrada como Edén particular

poniendo de guardián a Adán y a Eva.


Pero ocurrió que aquel insecto vivo

sobrado de belleza y de alegría

cayó en las redes de un coleccionista.


Prendidas de alfileres y adhesivo

de algún museo en una estantería

el Hombre nos enseña sus conquistas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario